Una vez que el diseño ha tomado su forma con el mensaje a transmitir, las partes del mensaje más relevantes, los colores más representativos… lo consensuamos con el cliente.
En este momento recomendamos al cliente que solicite una prueba de color para que vea la realidad del diseño en cuento a colores, tamaño y acabado  puesto que aún se está a tiempo de  hacer cambios en  el diseño a petición del cliente antes de comenzar con la producción.

El proceso de preimpresion consiste en la preparación del diseño, adaptación y maquetación de lo que se desea imprimir para que el acabado sea de alta calidad. Impresiones a sangre, plegados irregulares, guías de corte y guillotinado, comparación con pantonera son algunos de los post procesos que precisan de una preimpresión precisa para obtener un buen acabado de la pieza que imprimimos.

Cuando se establezcan todos los requisitos del post proceso de impresión pasaremos a elaborar las planchas (CTP) para los rodillos de impresión. Las planchas que usamos no generan residuos al medio ambiente.

Extraeremos una plancha por cada color que posteriormente cargaremos en los rodillos de la imprenta. Cada rodillo manchará la parte de color correspondiente y mediante la fusión de los 4 colores (CMYK) obtendremos la calidad final del soporte impreso.